La Consejería de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias ha iniciado el pago de las becas universitarias de los 3.991 estudiantes de las universidades públicas canarias que forman el primer listado de beneficiarios. La Consejería adelanta de esta forma varios meses el abono de las ayudas. El curso anterior se pagaron las primeras solicitudes en el mes de abril y en ese primer listado se había resuelto apenas el 48% de las solicitudes.

El departamento autonómico ha resuelto en este primer listado el 78% de las solicitudes presentadas para becas universitarias, un total de 12.516 solicitudes de las 16.177 que se presentaron. De las rechazadas, 5.316 lo han sido por contar ya con los requisitos para recibir la beca del Ministerio. 

La Consejería abonará esta semana las becas a los estudiantes que reciben la ayuda por motivo de renta, residencia o transporte, alumnado que necesita con más urgencia recibirla para afrontar los gastos de sus estudios universitarios. En total, 1.441 de los beneficiarios recibirán una ayuda por motivo de renta, 813 por residencia y 591 por motivo de transporte. 

Educación destinará un total de 6.568.283,63 euros en este primer pago de becas universitarias: 2.163.750 euros por renta, 357.750 por transporte, 1.219.500 por residencia y 2.827.283,63 euros para el pago de tasas universitarias. Estas últimas se abonarán directamente a las universidades públicas del Archipiélago. 

Por otro lado, la Dirección General de Universidades de la Consejería de Educación y Universidades del Gobierno autonómico remitió ayer al Boletín Oficial de Canarias, en paralelo al inicio de los pagos, la resolución que recoge el listado definitivo de beneficiarios. 

El avance en la resolución y pago de las becas ha sido posible gracias a las nuevas medidas de tramitación telemática puestas en marcha por el departamento autonómico. La primera acción, que surge de la colaboración entre la Dirección General de Universidades y la Dirección General de Telecomunicaciones del Gobierno canario, supuso la creación de un dispositivo digital para la solicitud y tramitación de las becas que ha repercutido notablemente en la agilización del procedimiento, reduciendo el grueso de solicitudes presenciales, más complejas para tramitar. 

En una segunda fase, la Dirección General, en cooperación con el equipo informático de la Consejería, ha desarrollado modificaciones en los programas internos de gestión de las solicitudes, para facilitar al personal de la Consejería el procesamiento de toda la información necesaria.